Tener una actitud positiva en momentos difíciles

1
522
views
Tener una actitud positiva en momentos difíciles

¿Es posible tener una actitud positiva en momentos como el confinamiento? De entrada te diré que si. Hoy he cumplido 37 días de confinamiento (en mi empresa nos han enviado a casa desde el 6 de marzo) y a pesar de que es mi 19º día de aislamiento (por covid-19) sin poder estar cerca de mis hijos, a día de hoy sigo teniendo una actitud positiva.

Por esto mismo, he querido compartir en este espacio, algunos tips que nos han servido a mi y a mi familia a mantener la mejor actitud posible ante el confinamiento y a ser capaces de ver las cosas con otra perspectiva.

1. Elegir la mejor actitud

Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas ―la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino― para decidir su propio camino

Viktor Frankl – El Hombre en Busca de Sentido

Las situaciones que nos pone la vida pueden ser muy difíciles y dolorosas, pero «sufrir por ellas» es una elección. Si, lo sé que suena difícil verle el lado positivo a una situación llena de incertidumbre, pero también sé que es posible.

Lo he comprobado en mi y en quienes me rodean. Buda decía que el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

La cita de arriba es de Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra y filósofo austríaco, fundador de la logoterapia que sobrevivió a Aushwitz. Una persona a la que le arrebataron todo: familia, dinero, posición social, salud…. menos la posibilidad de decidir cómo afrontar aquella terrible situación.

Seguro que conoces a personas que han sufrido cosas terribles: pérdidas dolorosas como las de un hijo, enfermedades crónicas como un cáncer metastásico, y que a pesar de todo ello, tienen la mayor parte del tiempo una una actitud positiva en momentos difíciles, esa actitud de seguir adelante, de buscar soluciones… esto se debe a que «han elegido» una actitud positiva.

A mi misma la vida no me lo ha puesto fácil. He tenido que superar traumas de infancia, abandonos, maltratos, abuso sexual, la perdida de mis padres, la enfermedad de un hijo, un microictus, varias quiebras económicas, y algunas otras penas que no viene a cuento mencionar… pero no me verás anclada en ello, en las lamentaciones… no, ¿y sabes porqué? Porque yo he elegido tener otra actitud.

¿Cómo lo he hecho yo?

En cuanto a la situación actual, para mejorar la actitud ante el confinamiento, he elegido verla como una gran oportunidad de cambio, como una oportunidad de introspección y crecimiento personal y colectivo.

He elegido confiar en las decisiones del gobierno y he elegido confiar en el equilibrio de la vida y la sabiduría de la naturaleza… todas estas han sido elecciones mías, elecciones de actitud positiva, que nada tiene que ver con el «enducolorantismo estilo Mr. Wonderful»… no, he simplemente elegido aquellas actitudes que me pudieran ayudar a salir del miedo, de la ansiedad y la angustiaY estoy segura, que tu también puedes…

2. Céntrate en lo que depende de ti

«Si realmente quiero mejorar la situación, puedo trabajar en lo único sobre lo que tengo control: yo mismo».a

Stephen Covey –

Poner el foco en lo que depende de uno mismo, es una de las 7 claves de la gente altamente efectiva, según Stephen Covey. Este principio lo que propone es dejar a un lado las cosas sobre las cuales tu no puedes hacer nada al respecto para cambiarlas (círculo de preocupación) y centrarte exclusivamente en aquellas cosas que sí puedes cambiar, que de alguna manera dependen de ti (círculo de influencia).

No podemos cambiar esta situación, no está en nuestras manos (a menos que seas un científico) desarrollar una vacuna ni erradicar el virus, pero si podemos, poner nuestro granito de arena para que la situación no empeore. Siendo responsables de nuestras acciones, y actuando con disciplina social, sí que podemos ayudar a que esto de alguna forma esté mas contenido. Esto es lo que sería «actuar desde nuestro círculo de influencia».

¿Qué cosas están en tus manos? ¿Cuál sería tu circulo de influencia?

  • Permanecer en casa para evitar la expansión
  • Mantener unas correctas medidas de higiene personal
  • Elegir una buena actitud que contagie esperanza y confianza a nuestro alrededor
  • Hacer un consumo responsable y programado de forma tal que no se acumule lo que no se necesita y que permita no tener que salir si no es necesario
  • Escuchar a quien lo necesite
  • Dar ánimos y alientos a quien lo necesite
  • Apoyar iniciativas solidarias o emprender una
  • Hacer bien tu trabajo, con compromiso y entusiasmo
  • Mantener la calma y ser ejemplo de consistencia personal para tus hijos y familiares.
  • Abrazar tus emociones y las de tu familia sin juicios

Y seguro que la lista se puede alargar, todo lo que queramos. Poner el foco en esto, en lo que sí depende de nosotros, nos da la posibilidad de disminuir la angustia por la incertidumbre, porque nos «empodera» y nos aleja del sentimiento de víctima qué tanto daño nos hace y tan frágiles nos hace sentir.

3. Reconoce, valida y gestiona tus emociones

«El conocimiento de uno mismo, es decir, la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional».

Daniel Goleman

Te sonará eso de la «inteligencia emocional» ¿verdad? Si tienes niños pequeños probablemente tendrás la suerte de que en sus colegios les estén educando en esta habilidad social, que se ha convertido en una de las más demandadas a nivel laboral.

Siendo muy simplista, la Inteligencia emocional sería la habilidad de reconocer las emociones propias y ajenas, de validarlas y de gestionarlas de forma tal que faciliten la relación interpersonal. Así que, cultivar esta habilidad sería una de las cosas que te van a permitir tener una actitud positiva.

Cómo desarrollar esta habilidad, da para muchos posts… así que hoy solo me voy a centrar en tres cosas que considero fundamentales y que te ayudaran a tener una actitud positiva en momentos difíciles.

3 claves para tu salud emocional

  1. Reconoce tu emoción. ¿Qué es eso que me pasa? ¿Cómo se llama? Para facilitarte ampliar tu léxico emocional, al final del post te voy a dejar un enlace a una web maravillosa que te enseñará a entender como funcionan las emociones, y también te dejo aquí mi post sobre la peli Del Revés, que es es una escuela básica de IE
  2. Valida tu emoción. No te juzgues ni juzgues a los demás por sentir lo que sienten. Todas las emociones son necesarias, todas son válidas y nada ni nadie puede juzgarte por sentir miedo, ansiedad, angustia, ira, rabia… son tus emociones y como tal, no son cuestionables. Abrázalas y acéptalas.
  3. Gestiona tus emociones, regulando la respuesta emocional. Si eres capaz de reconocer el momento en el que una emoción está tomando control de tus acciones y de tu actitud, puedes actuar… por ejemplo cambiando el pensamiento e interpretación de la situación. En la web que te dejo, lo verás de forma muy clara. Otra forma, es empleando técnicas de relajación como son la respiración, tomar un vaso de agua, o meditar. Es otra de las claves sobre como mejorar la actitud ante el confinamiento.

4. Cuida tus pensamientos para tener una actitud positiva

Los pensamientos obsesivos son la leña que alimenta el fuego de la ira, un fuego que sólo podrá extinguirse contemplando las cosas desde un punto de vista diferente.«

Daniel Goleman – Inteligencia emocional (1995)

Nosotros mismos podemos ser nuestro peor enemigo o nuestro mejor amigo, y esto depende de la calidad de nuestros pensamientos, de nuestros diálogo interno, de lo que nos decimos y nos creemos. Ese diálogo que interpreta la realidad, determina nuestro estado de ánimo, nos apoya o no a tener una actitud positiva en momentos difíciles.

Si ante un suceso como el que estamos viviendo, elijo verlo como la peor situación que un ser humano puede vivir; si centro mi atención en la pérdida de las libertades, en el confinamiento, en todo lo que no puedo hacer y en la injusticia que esto supone para nuestros niños y niñas, me hundiré en la desesperanza.

Cuando me lamento y sigo alimentando estas afirmaciones con otras que, me demuestren que tengo la razón, el filtro con el que veré toda la situación difícilmente me ayudará a elegir una actitud positiva ante estos momentos difíciles.

En cambio, si yo ante la misma situación de confinamiento, lo interpreto como una prueba del destino, una oportunidad para redefinir prioridades, para probarnos como comunidad, como sociedad, para pasar tiempo indefinido con mis hijos, para poder compartir momentos que ellos no pueden compartir con nosotros como son nuestras horas de trabajo. Será otra la calidad de mis pensamientos.

Cambia tu filtro…

Si lo vemos como la oportunidad de estar ahí siendo testigos, arte y parte de su proceso escolar; si lo vemos como la posibilidad de reorganizar la sociedad y el trabajo; la ocasión de darle un respiro a nuestro medio ambiente; de probarnos como pareja, como familia, como seres humanos; como el tiempo de regresar a lo simple y básico, a valorar un abrazo y una conversación con tus amigas… seguro que te ayudará a ver las cosas con otro filtro

Dale una oportunidad. Intenta ver las cosas desde otra óptica. Cambia tus lentes, y cuida tus pensamientos, y verás como… todo esto será mucho mas llevadero.

No puedo creer que este primer post, de esta nueva etapa del blog, haya sido así de largo. Si has llegado hasta aquí, te felicito... te mereces una gran ola y toda mi admiración, porque quiere decir que estás buscando otra forma de afrontar lo que estamos viviendo. Solo espero de corazón, que estos simples tips, te sean de utilidad, porque a mi y a mi familia, es lo que nos han permitido superar, no solo esta, sino todas las demás situaciones difíciles.

Si tienes dudas, si te interesa profundizar sobre alguno de estos temas, no dejes de comentarlo.

Enlaces Recomendados:

Artículo anteriorLo que nos ha dado Internet
Soy Catalina Echeverry, madre, licenciada en Marketing y Publicidad, Coach, Facilitadora de Disciplina Positiva, Consultora DISC de Comportamiento Humano y ciudadana del mundo. La maternidad no sólo me cambio la forma de ver la vida, sino que me abrió el camino para el cambio continuo. Cada día aprendo algo nuevo, y eso me hace sentirme viva. Soy conferencista, cibercooperante del INCIBE y actualmente trabajo como Consultora de Formación en Habilidades Directivas, un profesión que me ha permitido cerrar mi círculo del propósito en la vida.
Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =